Después de recorrer el mundo, con una taza de café en mano y en el lugar menos pensado, volvió a sus orígenes. – LA NACION
Fuente original