El 26 de septiembre se renovará el Parlamento y Angela Merkel ya no será canciller de Alemania. Cobrará una jubilación de 15.000 euros al mes, pero seguirá teniendo una oficina en el Parlamento, coche, chofer y asesores. Su esposo se quedará trabajando en Berlín y pocos le creyeron cuando dio a entender que se dedicaría a leer, descansar y cocinar platos típicos de Alemania.
Fuente original