La industria vitivinícola argentina se enfrenta a un problema inaudito: la falta de su insumo clave los envases de vidrio.
Fuente original