Argentina busca acelerar el desarrollo en la vasta formación de shale en la Patagonia, Vaca Muerta, y sus otros depósitos de petróleo y gas al permitir que los perforadores eludan los controles de capital que sofocan los negocios en el país sudamericano.
Fuente original