El gobernador bonaerense llegó a Santa Cruz en un vuelo de línea y permaneció seis horas en la ciudad; evitó el contacto con los medios que lo esperaban en el aeropuerto – LA NACION
Fuente original