La Cámara Nacional Electoral había señalado que «con riguroso protocolo» los enfermos que quisieran podían hacerlo, ya que «nadie está privado del derecho a votar», pero Servini afirmó que en el ámbito porteño «se les deberá prohibir la entrada».
Fuente original