El técnico informático y ex empleado del fiscal muerto pretendía que solo el juez Ercolini accediera a los contenidos de los aparatos electronicos que le fueron secuestrados.
Fuente original