El agujero que penetra la tierra y se ve desde el aire alimentó leyendas durante siglos en su población. Finalmente, espeleólogos descendieron 112 metros de profundidad y revelaron el misterio.
Fuente original