Cabe preguntarse, cuántos de nuestros dirigentes políticos, de ambas coaliciones electorales, se atreven a mandar a sus hijos a escuelas estatales, gestionadas por ellos mismos.
Fuente original