Sus hermanas Bienvenida y Procesa no dudaban en prepararle sus comidas favoritas ni en mandarle las frutas que más le gustaban. – LA NACION
Fuente original