Sara tenía ocho años cuando encontró en la biblioteca una serie de textos que la dejó atónita; el hallazgo afectó su relación con él, pero lo superaron – LA NACION
Fuente original