Más allá del nombre de su eventual ganador, el programa funciona gracias a un espíritu motivacional que este tiempo de pandemia logró reforzar todavía más – LA NACION
Fuente original