Existe algo mágico en las historias o cuentos que leemos o escuchamos. Parece que nuestro cerebro se vuelve más permeable a recibir información y a recordarla cuando viene en un formato que activa nuesta imaginación y emociones.
Fuente original