Lejanas ya las épocas de mística copera, el Rojo viene demostrando una peligrosa tendencia a fallar en esos partidos-bisagra que condicionan el destino de un equipo – LA NACION
Fuente original