En 2016, cuando la ONU aprobó la extensión del dominio argentino, Buenos Aires puso su know how a disposición de Santiago en una bilateral y sus representantes aceptaron la oferta.
Fuente original