La campaña electoral encuentra al oficialismo en uno de sus peores momentos, la dispersión y desorganización de la oposición son el único atenuante a lo que debería ser una derrota aplastante.
Fuente original