Sin vendedores, envoltorios ni espera, Aeropuertos Argentina 2000 instaló cuatro puntos de venta «self service»: un código QR sirve para destrabar la puerta, elegir el producto y pagarlo desde una aplicación. Apenas se toca algo, el sistema lo factura.
Fuente original