En Puerto Rico y Cuba se reportó un incremento de la concentración de partículas en suspensión y polvo mezclados con dióxido de azufre procedentes del desierto del Sáhara y de la erupción del volcán español.
Fuente original