Las consecuencias en el corazón se extienden mucho más allá de las etapas iniciales del coronavirus, según un estudio.
Fuente original