Al ver a su hijo partir a Chile el impacto no fue tan duro, pero todo cambió cuando su hija le anunció que se iría a vivir a los Países Bajos; Argentina había expulsado lo que más quería. – LA NACION
Fuente original