El realizador japonés Nagisa Oshima se propuso hacer un film que desafiara abiertamente la leyes de su país; aunque hoy es reconocida como una obra maestra del cine, pocas veces pudo ser exhibida de modo integral – LA NACION
Fuente original