Si bien no está pensando en renunciar, al sumo Pontífice parece gustarle que su sucesor sea una candidato que continúe con las reformas en la Iglesia.
Fuente original