Las elecciones siempre son un mensaje. Ojalá este enojo y apatía se convierta en una oportunidad para modificar el camino y defender los valores de la democracia.
Fuente original