El 22 de agosto de 1951, durante el Cabildo Abierto del Justicialismo convocado por la CGT, miles de personas aclamaron su nombre junto al de Perón. Apenas 9 días después, Evita atravesada por su enfermedad terminal, confirmó su renunciamiento.
Fuente original