Tres delincuentes armados destrozaron con mazas los exhibidores de un local de la planta baja y se llevaron más de treinta relojes de alta gama.
Fuente original