Preocupados por el patrimonio histórico, ciudadanos de Miami lograron que unos inversores compren la mansión donde murió Al Capone. Así se evitó su destrucción. Mientras, en California, subastan sus objetos personales.
Fuente original