Además de garantizarse el apoyo de partidos claves como el Partido Socialista Brasilieño (PSB), el expresidente por el PT intenta ampliar sus posibilidades con un corrimiento discursivo hacia el centro político – LA NACION
Fuente original