A los responsables del engendro les parece que nunca está de más un adorno o un subrayado, creen que el cine se fabrica convirtiéndolo todo en imágenes explícitas.
Fuente original