Dos de los destinos más bellos del nordeste de Brasil, favoritos de los argentinos, se unieron para luchar contra el estado nacional e impedir la instalación de pozos petroleros que destruirán costas, arrecifes y una increíble vida marina.
Fuente original