El hecho ocurrió en Florencio Varela, cuando los policías se hicieron pasar por empleados de la encomienda y esperaron a que vinieran a retirar los paquetes provenientes de Misiones.
Fuente original