Tras la captura de Alpha Condé, las fuerzas especiales procedieron a suprimir la Constitución, cerrar las fronteras y reemplazar a funcionarios y ministros por soldados. En un mensaje televisado, afirmaron querer llevar a cabo una «transición inclusiva y pacífica».
Fuente original