Solo hay una certeza en la elección del presidente del máximo tribunal: Ricardo Lorenzetti es un candidato abortado. Quedan 4 para el puesto: Rosenkrantz, Rosatti, Maqueda y Highton de Nolasco. Y más voluntad revelan los dos primeros.
Fuente original