«En Ecuador, la gente estaba muy contenta con el dólar. El gobierno tenía problemas de déficit y se veían problemas más graves a futuro, como pasa hasta el día de hoy. La percepción de la gente es que la dolarización no era el problema», sostuvo el ex mandatario ecuatoriano.
Fuente original