Se trata de elementos individualizados que fueron sustraídos de un centro de estética – LA NACION
Fuente original