Una persona necesita 515,77% del salario anual promedio para afrontar ese costo; el país quedó detrás de Turquía en una comparación internacional – LA NACION
Fuente original