Corea del Norte puede ser un estado-paria y empobrecido, sus ciudadanos oprimidos, hambreados y torturados por un clan familiar despiadado. Pero detrás de esa crueldad dinástica, en el fondo de los corazones de los Kim palpita un tierno amor por las artes.
Fuente original