El argentino apenas aplaudió el gol de su compatriota – LA NACION
Fuente original