En la isla española de La Palma, el magna tomó contacto con el agua del océano Atlántico formando un delta que no para de crecer.
Fuente original