El rechazo de la sociedad hacia la clase política se notó en las urnas, a pesar del festejo oficial por el humilde 67% de concurrencia.
Fuente original