Desde que los duques de Sussex abandonaron la realeza, no dejan de sorprender a la corona británica con sus explosivas declaraciones – LA NACION
Fuente original