A medida que cada vez más norcoreanos comentan el estado físico del líder, los sistemas de vigilancia estatal comenzaron a ejercer más presión para acallarlos. El dictador habría perdido 20 kilos en los últimos meses.
Fuente original