En el 2-0 ante Montpellier el francés mostró su disgusto – LA NACION
Fuente original