Cuarenta años más tarde de las diatribas de Arenas, la historia ha producido cambios que acaso lo hubieran sorprendido.
Fuente original