Aunque las previsiones futuras parecen muy lejanas, la realidad no deja lugar a dudas: el nivel del mar crece por encima del promedio mundial. Y Argentina no es el único país latinoamericano que sufrirá las consecuencias.
Fuente original