El crecimiento del e-commerce produjo un recalentamiento en la demanda, al tiempo que se triplicó el flete marítimo y aéreo. La infraestructura está sufriendo una congestión que amenaza con ralentizar el crecimiento económico mundial.
Fuente original