El Auditor General de la Nación rechazó la noción del Papa Francisco de que «la propiedad privada es un derecho secundario». «Así se le abre el camino a los Grabois de la vida para que tomen terrenos y hagan boludeces”, sentenció.
Fuente original