La tormenta tocó tierra, luego de convertirse en la noche de este lunes en un huracán de categoría uno, según ha informado el Centro Nacional de Huracanes estadounidense – LA NACION
Fuente original