La pandemia, como toda crisis existencial, puso a prueba la estabilidad de las personas, del mismo modo que la de sus vínculos.
Fuente original