El hijo de la reina Isabel II invierte millones en su defensa ante la demanda que presentó Virginia Giuffre en EEUU y está ansioso por volver a la escena pública. La familia real, sin embargo, le cerró la puerta.
Fuente original