En San Martín de los Andes, en medio de un entorno natural fantástico, Renée Dickinson creó la Casa de Té Arrayán, la más antigua de la región, rincón icónico que sobrevive a las generaciones de la familia inglesa – LA NACION
Fuente original